Si eras un turista osado, es seguro que antes, viajar significaba solo empacar unas cuantas piezas de ropa e irte a recorrer el mundo. Pero, las cosas cambian cuando comienzas a viajar con un bebé o un niño pequeño, sobre todo si es menos de 3 años.

Tienes que planificar meticulosamente, pensar en el futuro y elegir un buen sitio para ir a vacacionar. Muchos padres se paralizan con la idea de salir de viaje con sus hijos, les resulta difícil organizarse y terminan posponiendo sus planes hasta nuevo aviso. Sin embargo, hay consejos básicos, que se sigues, harán que viajar con bebés sea muy sencillo.

Es un proceso de aprendizaje y de adaptación, ahora no solo debes estar atento a tus pertenencias y la ubicación, sino que, además, tienes un pequeño que depende de ti. Koalita una tienda online que se dedica a vender artículos de gran ayuda para estas ocasiones, nos dio algunos consejos que pueden guiarte a tener las mejores vacaciones de tu vida y en familia.

Comienza con lo más sencillo, viajes por carretera

Da pequeños pasos de viajero. Durante los primeros viajes mantén la duración del recorrido corta y con descansos. Elige destinos a los que no tardes más de 6 horas en llegar utilizando un propio vehículo o un taxi alquilado. Esta siempre será la mejor opción debido a que los viajes por carretera tienen el gran beneficio de que puedes detenerte donde desees. También controlas la temperatura, la velocidad y toda la atmósfera de tu vehículo, puedes ajustarla según la comodidad de tu hijo.

Revisa los mapas de tu localidad y chequea los lugares turísticos que pueden ayudarte a dar esos pequeños pasos de viajero con hijos. Seguro existen destinos diseñados específicamente para ir en familia y disfrutar tiempo de calidad con ellos. Intenta comenzar con viajes de estadías cortas, no más de 3 días de duración que causaran menos interrupciones en la rutina del bebe. Intenta mantener a tu bebe sintiéndose seguro en todo momento, en los descansos usa fulares para hacer porteo y hacerlo sentir en casa, puedes obtener más info aquí sobre estos productos. Recuerda que los bebes pueden sentirse un poco incómodos con los cambios bruscos en su ambiente.

Si es un viaje más largo, elige la mejor opción

Para destinos más lejanos es necesario medios de transportes externos. Si es tu caso, prefiere los trenes a los aviones si es posible. Sin embargo, si tu destino es internacional y la única opción es volar entonces elige horarios nocturnos para hacerlo. Como padres, les dará menos trabajo mantener al bebe entretenido durante todas las horas del trayecto si la mayoría de ellas está durmiendo.

Sobre los cambios de horario y el jet lag: la forma más fluida de unirse a una nueva zona horaria es llegar algo descansado, aunque con un poco de sueño interrumpido en un avión. Así que reservar un vuelo nocturno es el primer paso para combatir ese desfase de horario. Como sabemos, las luces están apagadas en los vuelos nocturnos y generalmente son mucho más silenciosos, lo que significa que, si tu hijo se despierta a mitad de la noche, puede seguir durmiendo sin que nada lo anime a activarse.