A pesar de los problemas y las dificultades económicas generales, nuestro país se las arregla para seguir brindando servicios de excelencia en varios ámbitos y rubros. Y afortunadamente, la medicina es una de esas áreas ampliamente reconocidas en la Argentina y en todo el mundo. Basta como ejemplo que, la Universidad de Buenos Aires es reconocida, hace años, entre las mejores del planeta. Según la consultora internacional Quacquarelli Symonds, su excelencia la ubica entre las primeras 50 a nivel mundial.

La tradición académica, el reconocimiento de los profesionales y la trayectoria destacada de muchos médicos formados en esta casa de estudio, contribuyen sin duda a mantener y potenciar su posicionamiento.

Esta situación es reconocida y valorada por miles de turistas, quienes viajan a nuestro país para aprovechar la excelencia de los doctores y especialistas de diversas áreas. Ya sea en procedimientos con motivaciones meramente estéticas u otras intervenciones que presentan mayor urgencia. Todas estas necesidades atraen a hombres y mujeres de todo el mundo, que buscan la mejor prestación y también precios accesibles. Y es que, la depreciación del peso frente al dólar vuelve más favorable en términos económicos, optar por un procedimiento local.

El turismo médico, es decir la visita de hombres y mujeres que buscan atenderse en otros lugares, es uno de los espacios en los que se manifiesta este interés. Aproximadamente, unas 14 mil personas visitan nuestro país con este objetivo, provenientes en su mayoría de Europa y los Estados Unidos. Se trata de visitantes que además, gastan en promedio de 5 a 9 veces más que el turista tradicional.

Entre los procedimientos estéticos más buscados figuran el lifting facial, el aumento de senos y la abdominoplastia (para saber más sobre esta intervención se puede visitar el siguiente enlace  https://dremilianoalvarez.com/abdominoplastia/). De acuerdo a estimaciones de la Cámara Argentina de Turismo Médico (CATM) el área destinada a bienestar general o wellness representa un 40% adicional de ingresos por visitante.

En la lista de los preferidos, siguen los tratamientos odontológicos, que suelen ser caros en todas partes del mundo. Aún así, se calcula que en nuestro suelo, el precio es un 60 por ciento comparativamente menor, que en los países desarrollados. Por esta razón figura en el ranking de las opciones más demandadas por el turismo extranjero.

Lamentablemente, estas actividades también tienen sus riesgos. Existen algunos problemas como consecuencia de personas que, con pocos escrúpulos, buscan tomar ventaja de esta tendencia, sin ofrecer servicios acordes o idóneos. Por eso existen agencias especializadas a las que recomendamos a los turistas acudir para tomar decisiones en este sentido.

En efecto, profesionales consultados, como el Dr. Emiliano Álvarez, celebran la llegada de pacientes de todas partes del mundo, atraídos por la calidad de las prestaciones, pero a la vez, recuerdan que cada persona es única y debe ser abordada en forma integral y sin descuidar ninguna de las instancias que deben considerarse en cualquier intervención relacionada con la salud.

Entre ellas, tomar en cuenta los antecedentes o enfermedades preexistentes del paciente, posibles complicaciones debido a afecciones crónicas o aspectos emocionales que puedan intervenir en el resultado final de la intervención; además de los análisis prequirúrgicos correspondientes.