Las nuevas tendencias en la hotelería de cinco o más estrellas incluyen siempre servicios de lujo, pero también la sustentabilidad, la tecnología y la innovación para cumplir con los requerimientos de los huéspedes de manera más rápida y eficiente. Naturalmente, es mucho más fácil para la industria adaptar estas consignas que marcan la actualidad hotelera en los nuevos hoteles que en los hoteles instalados hace años. A pesar de esto, los operadores de los hoteles más lujosos de la Argentina y del mundo están decididos a renovar sus servicios para ajustarse a los cambios y continuar siendo competitivos.

Actualización de los servicios

Los cambios son indispensables, pero hay algunos servicios que se mantienen por la aceptación que tienen entre los clientes, pero con el agregado de nuevos métodos y tecnologías. Por ejemplo, una gran cantidad de hoteles importantes tienen en su interior un centro de belleza que brindan tratamientos mucho más complejos que una limpieza de cutis o un masaje relajante. En la actualidad, estos centros están equipados para aplicar terapias como fosfatidilcolina y ultracavitación, entre otras.

La sustentabilidad, sostenibilidad y todo lo que se relacione con la concientización social en el mundo de la hotelería de lujo es otro tema importante para los alojamientos que quieren destacarse, especialmente para los hoteles que desean enfocar sus servicios en los clientes que pertenecen al grupo de los millennials y la generación zeta.

La gastronomía hotelera también se ve influenciada por los cambios sociales. Las nuevas recetas se basan en valores sostenibles y en productos que además de ser deliciosos, cuidan la experiencia del placer y la salud. Sin dudas, los chefs toman las mejores ideas que generan los cambios de las nuevas generaciones de huéspedes y las adaptan a la cocina de un hotel, con la cocción a fuego y en un ambiente más relajado para que los comensales se sientan a gusto.

Los servicios de lujo más accesibles

Afirmar que los servicios de lujo son mucho más accesibles parece ser un poco arriesgado. Sin embargo, los empresarios más creativos, como es el caso de Ian Schrager, están listos para cambiar la experiencia de los clientes y así poder competir con las opciones de alojamiento de menor precio. Esta idea se hace realidad a través de hoteles cinco estrellas que tienen precios más accesibles, además de toda la última tecnología y una arquitectura adecuada. Lo que quieren demostrar estos empresarios hoteleros es que es posible alojarse en un hotel de lujo con un presupuesto de dos o tres estrellas. Ya existe un hotel así en Nueva York, llamado Public,  que es todo un experimento en el universo del alojamiento turístico y es justamente de Schrager.

La industria hotelera es una de las que más crece, a pesar de las crisis financieras mundiales. Es por eso que sus operadores están continuamente buscando la innovación y la accesibilidad para más personas. Sin dejar de lado los servicios que todos quieren como un gimnasio o un centro de estética, las nuevas opciones se destacan por adaptarse a las nuevas preocupaciones sociales.